La Marquesa de Gange

La Marquesa de Gange
Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
Entrega en 5-7 días
16,00 € 15,20 € (Descuento -5.0%)
El artículo no está disponible en esta web pero puede encontrarlo en nuestra Librería Ir a la librería
Consultar disponibilidad en tiendas


La viuda Madame de Castellane es una de las mujeres más hermosas de Francia. Es una joven esbelta, alta y llena de virtudes que decide contraer matrimonio por segunda vez con el Marqués de Gange, un joven igual de encantador que ella. Recién casados se trasladarán al castillo de Gange, donde conocerá a su cuñado, el sacerdote Théodore quien caerá rendido a los pies de la nueva marquesa. El religioso la desea con locura y la atormenta día y noche. Ella se resiste pero no consigue apartarlo de su vida. Théodore se convertirá en su mayor desdicha.
La Marquesa de Gange (1813), última obra de Sade publicada en vida del escritor, repite uno de sus temas favoritos: la persecución de la virtud indefensa por los malvados. Bajo la apariencia de folletín o novela gótica es fácil advertir, en la prosa impecable de Sade, un sordo sarcasmo que convierte la obra en sangrienta parodia de las novelas costumbristas de sentimiento puritano.

El Marqués de Sade (1740-1814), descendiente de una importante familia aristócrata de la Provenza, es uno de los principales escritores franceses de su tiempo y una de las figuras más proféticas de la literatura mundial. Tras estudiar en una escuela militar, luchó con el ejército francés en la guerra de los Siete Años contra Prusia. A su vuelta, en 1763, su padre le fuerza a contraer matrimonio para poner fin a la vida desenfrenada que llevaba. Ese mismo año le encarcelan por primera vez por raptar y torturar a una mujer. En 1772 el Marqués de Sade es juzgado por suministrar afrodisíacos a cuatro mujeres durante una orgía. A partir de entonces Sade entra y sale repetidamente de diferentes prisiones y centros psiquiátricos. En 1803 ingresa de nuevo en el hospital Charenton del cual no saldrá hasta su muerte. Sade encarna como ningún otro escritor la obsesión por la negación del orden religioso y social establecido. Sus obras, escritas en una prosa admirable, de elegancia y concisión clásicas, son casi siempre una feroz sucesión de escenas eróticas y criminales interrumpidas por discusiones filosóficas donde destaca el espíritu rebelde del escritor. En muchas de sus obras, como Justine o los infortunios de la virtud (1791), Juliette o las prosperidades del vicio (1796), Los 120 días de Sodoma y La filosofía en el tocador (1795), Sade describe con gran detalle sus diversas prácticas sexuales. Sus obras fueron calificadas de obscenas y hasta bien entrado el siglo XX estuvo prohibida su publicación.

Introducir comentario
Libros escritos por
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar